Tiroides: qué es y cuáles las enfermedades más habituales

Si ha llegado hasta aquí seguramente tiene o sospecha tener síntomas en alguna enfermedad de Tiroides, aquí vamos a ver qué función desempeña este órgano y cuáles sus enfermedades habituales. Empezaremos definiendo de manera sencilla el papel de la tiroides o glándula tiroidea, el sistema endocrino y cuáles son las enfermedades relacionadas y cómo tratarlas.

imagen Tiroides: qué es y cuáles las enfermedades más habituales
Ubicación de la glándula tiroidea en la garganta

Este órgano está situado en la garganta, a la altura de la nuez, rodeando la traquea y a su vez rodeada de venas, arterias, músculos y el nervio vago. Esta glándula tiene forma de mariposa, compuesta por dos lóbulos con forma de alas unidas por un istmo de menor tamaño.

– Glándula: Órgano con la función de producir una secreción. Puede ser al exterior del cuerpo, lágrimas, leche materna, sudor (Exocrino) o al interior del cuerpo (Endocrino)

– Endocrino: Sistema de glándulas que vierten sustancias hacia el interior del organismo. Por ejemplo al torrente sanguíneo.

– Tiroides: Glándula encargada de producir hormonas que regulan el metabolismo en el cuerpo, como la velocidad o ritmo de las funciones.

– Metabolismo Basal: Gasto de energía que el organismo consume estando en reposo. Popularmente hablamos de metabolismo rápido cuando las personas pueden comer de todo, sin engordar, y metabolismo lento a personas con sobrepeso a pesar de alimentarse adecuadamente.

¿Qué es la Tiroides?

La tiroides es la glándula con la función de producir hormonas encargadas de regular el metabolismo basal. Principalmente produce la hormona llamada Tiroxina y tiene la capacidad de mantener la tasa metabólica basal a un nivel adecuado. Dicho de otro modo o muy relacionado, el nivel de energía vital.

En el embarazo la tiroides de la madre produce también las hormonas para el bebé. Durante la edad de crecimiento tiene un papel fundamental, la Tiroxina regula el tamaño y proporción de todos los órganos.

Otra hormona importante, la Triyodotironina incrementa el metabolismo basal aumentando el uso de oxígeno y energía (es una hormona aceleradora) además varios estudios parecen evidenciar efectos positivos en trastornos depresivos y como suplemento para favorecer la perdida de grasa, junto la practica de ejercicio.

Para que la tiroides pueda fabricar hormonas necesita un mineral llamado Yodo, presente en el agua del mar y por lo tanto en los habitantes de este, pescados, mariscos, algas. También en algunos productos de la tierra como patatas, verduras y fruta. Una forma sencilla de añadir Yodo en nuestra dieta, simplemente usando sal yodada. En el pasado en zonas al interior de países menos desarrollados, había un alto índice de personas que desarrollaban alguna enfermedad debido a la ausencia de Yodo en la dieta. Afortunadamente en la actualidad ese fenómeno casi ha desaparecido.

 

Principales enfermedades de Tiroides

Dado que las hormonas tiroideas regulan el oxigeno y alimento que llega a la mayoría de órganos en el cuerpo, podemos deducir su implicación en multitud de enfermedades.

1- Hipotiroidismo: Nivel de hormonas bajo.

Esta complicación puede deberse a diferentes enfermedades, las más habituales son trastornos autoinmunes, en los que la glándula tiroidea funciona a pleno rendimiento pero los anticuerpos antitiroideos neutralizan las hormonas al confundirlas con elementos extraños (enfermedad autoinmune) o bien la tiroides no recibe la TSH necesaria. Este proceso de evolución, de menos a más, cuando es incipiente los y síntomas pasan desapercibidos, se trata de hipotiroidismo subclínico.

De no corregirse, la glándula termina por sufrir daños crónicos por exceso de trabajo. Además la carencia hormonal prolongada en el tiempo causa enfermedades crónicas e incluso daños irreversibles en órganos como el cerebro.

El síntoma más conocido popularmente de hipotiroidismo llega con un aumento de peso injustificado. Las personas que lo padecen, ganan volumen a pesar de dietas equilibradas y con distintos regímenes alimenticios.

 – Principales síntomas:

  • Aparición de mucosas en la piel
  • Agrandamiento en la lengua
  • Voz ronca
  • Sordera
  • Derrames de oído
  • Disminución de la temperatura corporal (sensación de frío)
  • Hipersensibilidad a los medicamentos por mal funcionamiento del hígado
  • Caída de cabello o aspecto seco
  • La falta de actividad neuronal puede producir desde falta de memoria, apnea (déficit respiratorio) a capacidades intelectuales mermadas (Cretinismo)
  • Depresión o estado de ánimo bajo
  • Somnolencia
  • En casos extremos un coma mixedematoso por encefalopatía

Padecer alguno o varios de estos síntomas podría ser indicativo de padecer una enfermedad como:

Tiroiditis, hipotiroidismo Yatrógeno, resistencia a la hormona tiroidea, síndrome eutiroideo enfermo, hipotiroidismo congénito.

2- Hipertiroidismo: Nivel de hormonas alto.

Hay una relación con el sexo del paciente, ya que 9 de cada 10 personas con este trastorno, son mujeres. Esta enfermedad puede ser hereditaria, ya que en algunas familias lo padecen varios miembros. El rango de edad habitual está entre los 20 y 30 años, aunque lo pueden presentar desde niños recién nacidos a mujeres durante la menopausia. En ocasiones la enfermedad puede presentarse tras largos periodos de estrés, por accidente, larga enfermedad, perdida de seres queridos aunque todavía han podido determinar como se desarrolla este proceso.

 –  Síntomas más habituales:

  • Tendencia al calor, sofocos
  • Taquicardias
  • Tic nervioso
  • Cambios de humor bruscos
  • Mezcla de cansancio con hiperactividad
  • Trastornos intestinales

Pueden ser indicios de patologías como:

Enfermedad de Graves-Basedow, adenoma tiroideo tóxico, hipertiroidismo, bocio multinodular tóxico (enfermedad de Plummer), hashitoxicosis: hipertiroidismo transitorio que puede ocurrir en la tiroiditis de Hashimoto.

imagen bulto en el cuello tiroides
El bocio se identifica con un bulto en el cuello

3- Anomalías de tamaño: Glándula tiroidea demasiado grande.

  • Bocio: un agrandamiento anormal de la glándula tiroides
  • Estruma: Inflamación sobre un proceso de bocio
  • Enfermedad de Bocio endémico
  • Bocio difuso
  • Bocio multinodular
  • Tiroidismo lingual
  • Quiste tirogloso

4- Tumores: Pueden ser benignos o cancerígenos.

  • Adenoma tiroideo tóxico: no canceroso
  • Cáncer tiroideo
  • Papilar
  • Folicular
  • Medular
  • Anaplásico
  • Linfomas y metástasis

Diagnostico en enfermedad de tiroides

Para evaluar una posible enfermedad en la glándula tiroides el médico realizará pruebas dependiendo de los síntomas. Habitualmente la primera empezará con un análisis de sangre. En él, buscarán porcentajes de las hormonas T3 y T4 así como la hormona estimulante de la tiroides, llamada TSH. La hormona TSH es secretada por la hipófisis (cerebro). De todas ellas debe haber un equilibrio.

A criterio del médico y según los síntomas, se realizan recuentos en la sangre buscando la presencia de anticuerpos que neutralizan la acción de las T3, T4 así como de la TSH.

Hay pruebas específicas para detectar cánceres de tiroides:

La prueba de nivel en sangre en tiroglobulina y por otro lado el de calcitonina para cáncer medular de tiroides.

Complementariamente, según el historial, podrán realizar una prueba de radioterapia para descartar la presencia de un nódulo y en caso de haberlo se estudiaría una biopsia para determinar la formación de células cancerígenas. Así mismo un estudio para determinar si el funcionamiento de la glándula está afectado.

Tratamientos para enfermedades de tiroides

En los casos persistentes, será necesario un tratamiento médico continuado. Estos son los mejores tratamientos para la tiroides.

El Hipotiroidismo puede ser tratado mediante la ingesta vía oral de tiroxina (Levotiroxina) y de esa manera compensar el déficit en (T4). El paciente debe hacerse análisis habitualmente para ajustar la dosis.

En el caso de Hipertiroidismo se puede optar por bloquear la formación de hormonas mediante medicamentos o bien anular una parte de la glándula mediante radioyodo (uso de yodo radioactivo) o la extirpación (ablación).

El tratamiento farmacológico resulta menos agresivo pero requiere disciplina y mucha constancia por parte del paciente que deberá asistir regularmente a controlar la evolución y ajustar la medicación. Los medicamentos habituales son Metimazol y Carbimazol, suministrados con la periodicidad y dosis indicada por un profesional de la medicina, ajustada regularmente según la evolución de cada paciente. La intención del tratamiento es dar un “descanso” al órgano dañado y permitir su recuperación. Este proceso puede durar de uno a tres años.

Las soluciones mediante radioyodo o extirpación parcial son muy rápidas, normalmente una semana, pero no tienen vuelta atrás. Se aplica solo en casos donde la farmacología no ha funcionado.

El tratamiento con radioyodo resulta muy sencillo, se trata de ingerir una dosis en forma de líquido o cápsula con la dosis calculada en proporción al tamaño de la glándula tiroidea. La pequeña dosis de radiación no tiene efectos adversos en el organismo, aunque probablemente el problema de hipertiroidismo se convierta en hipotiroidismo. El hipotiroidismo es más manejable y fácil de controlar con medicación.

Estas son las enfermedades habituales de la glándula tiroides y los tratamientos más usados para solucionarlos.

Web relacionada: fesemi.org

2 respuestas a “Tiroides: qué es y cuáles las enfermedades más habituales”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*